URGENTE: REGLAMENTACIÓN DE LEY 26657

Múltiples organizaciones que han impulsado la Ley 26657 se encuentran en estado de alerta y movilización ante la preocupante dilación de la promulgación del decreto reglamentario. Esta preocupación se basa en que la convocatoria a participar del proceso finalizaba originalmente en el mes de junio y luego se prorrogó al 26 de julio como día final para recibir propuestas. Las mismas produjeron un documento que contó con los aportes de diversos actores involucrados en la salud mental de forma inédita para una normativa de este tipo. Sin embargo, una contribución de la Facultad de Medicina de la UBA (ver aquí), que llegó fuera de término, es visualizado por muchos como la razón de esta dilación.

Defendamos la reglamentación propuesta de forma participativa!!

Que se respeten los términos acordados!! (Ver)

Si alguna organización no está incluida o desea aportar más datos, esperamos que lo hagan presente por el contacto del sitio.

 

RESUMEN DEL PROCESO DE PARTICIPACION EN EL BORRADOR DE LA REGLAMENTACION

 

                                    
El texto del proyecto de ley identificado como “Expediente 0126-D-09”, impulsado por el diputado Gorbacz, cofirmado por los diputados Sylvestre Begnis, Segarra, Merchan, Fein, Ibarra, Cortina, Cicogna, Torfe y Storni, y acompañado por numerosas y diversas fuerzas políticas y organizaciones sociales, fue la cristalización de un extenso y continuo proceso de intercambios, consensos y aprendizajes, cuyo origen puede remontarse -por lo menos- al año 2006.
De dicho proceso de elaboración y modificaciones al texto participaron distintos actores del campo de la Salud Mental y los Derechos Humanos, tales como la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Organización Panamericana de la Salud, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); el Consejo General de Salud Mental de la ciudad de Buenos Aires (COGESAM); el Movimiento Social de Desmanicomialización y Transformación Institucional; así como muchos otros referentes internacionales; autoridades nacionales, provinciales y municipales en la materia, legisladores y jueces nacionales; integrantes de equipos e instituciones de salud; investigadores y docentes de universidades públicas; integrantes de asociaciones de familiares y usuarios de servicios de salud mental.
Por lo demás, a mediados del 2008 (30/06/08) se realizó un importantísimo encuentro público y masivo de discusión sobre la ley: se trató de la Jornada "Hacia Una Ley Nacional de Salud Mental", convocada por la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados de la Nación, y de la que participaron muchísimos referentes académicos, autoridades sanitarias e institucionales, profesionales y otros trabajadores del sector, usuarios y familiares de personas con padecimiento mental. En dicha oportunidad se analizaron y se discutieron cuales debían ser los ejes para una Ley Nacional de Salud Mental, incorporándose todas las críticas al momento de la plasmación del texto final consensuado.
En estos años, el proyecto comentado también fue difundido y discutido en distintas jurisdicciones del país, por ejemplo, en los Congresos de Salud Mental y Derechos Humanos convocados por la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, en las reuniones de la Mesa Federal de Salud Mental, Justicia y Derechos Humanos, en diversas Asociaciones de Profesionales de Salud Mental, en ámbitos académicos, y en distintos espacios en las provincias.
Como culminación de ese proceso, finalmente en octubre de 2009 la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto por UNANIMIDAD, evidenciado el altísimo nivel de consenso político alrededor de esta ley.
En la actualidad, el acuerdo alcanzado en aquel momento no sólo subsiste sino que ha acrecentado su caudal, prueba de lo cual resulta la campaña “por una ley de salud mental y derechos humanos para todos y todas”, iniciativa de apoyo a la ley promovida por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, el INADI, la OPS, el CELS, la RED FUV y otros organismos estatales, organizaciones sociales y profesionales (se acompaña copia del díptico de la campaña).
En efecto, adhieren y apoyan la sanción del proyecto de ley nacional de salud mental “Expediente 0126-D-09”, entre otros:
-    Ministerio de Salud de la Nación;
-    Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación;
-    Secretaría de Derechos Humanos de la Nación;
-    Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI);
-    Comisión Nacional Coordinadora de Políticas Públicas en Materia de Prevención y Control del Tráfico Ilícito de Estupefacientes, la Delincuencia Organizada Transnacional y la Corrupción (Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación);
-    COFELESA: se expresó el apoyo a la ley por unanimidad en la sesión de mayo 2010;
-    Mesa Federal de Salud Mental, Justicia y Derechos Humanos;
-    Mesas Provinciales Intersectoriales de Salud Mental, Justicia y Derechos Humanos;
-    Direcciones y Áreas de Salud Mental de las Provincias: se expresó el apoyo a la ley desde 17 jurisdicciones provinciales, incluyendo los principales distritos del país, tales como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fé, Mendoza, y la región de la Patagonia;
-    Organización Mundial de la Salud (OMS) y Organización Panamericana de la Salud (OPS): expresaron su apoyo explícito a la ley, afirmando que de lograrse su sanción, Argentina se constituiría en un modelo para la región al contar con una legislación de avanzada para el continente americano;
-    AUAPSI: 8 unidades académicas de psicología conformadas por más de 100.000 docentes y estudiantes;
-    FEPRA (Federación Psicólogos R. Argentina): dio su apoyo expreso, en representación de 80.000 afiliados;
-    Organizaciones de derechos humanos: CELS, ABUELAS, MADRES, HIJOS, SERPAJ, APDH, Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria, Espacio Carta Abierta, entre muchas otras;
-    Organizaciones de promoción y defensa de derechos vinculadas a la salud mental: Red Internacional de Buenas Prácticas en Salud Mental y Salud de Base, REDI (Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad), ADESAM (Asociación por los Derechos en Salud Mental), ARDA (Asociación de Reducción de Daños en la Argentina), Asociación Civil INTERCAMBIOS, Frente de Artistas del Borda, La Colifata, Colectivo 448, Foro Instituciones y Profesionales Salud Mental;
-    Organizaciones sindicales de trabajadores: distintos espacios de la CGT y la CTA han manifestado su apoyo;
-    Organizaciones Interdisciplinarias de Profesionales de la Salud Mental; tales como la Asociación Argentina de Salud Mental, Psicólogos y Psiquiatras de Buenos Aires (PPBA), etc;
-    Organizaciones nacionales de familiares y usuarios: Red Nacional de Familiares, Usuarios y Voluntarios;
-    Decanos y Rectores de Universidades Nacionales, tales como: Universidad de Buenos Aires (UBA), Universidad Nacional de La Plata, Universidad Nacional de Lanús, Universidad Nacional de Córdoba;
-    Expertos internacionales y nacionales reconocidos: Galli, Galende, Stolkiner, Levav, Sarraceno, Spinelli, Grimberg, Saforcada, De Lellis, Rotelli, Dell´Acqua, Reali, etc.
En suma, es innegable el elevado y compacto nivel de apoyo que existe en la sociedad argentina para la sanción de este proyecto de ley, máxime si se tiene en cuenta que el mismo ya posee media sanción unánime por parte de la Cámara de Diputados de la Nación. Este panorama político y social implica una razón de fortísimo peso para avanzar en la correspondiente sanción de la ley por parte de la Cámara de Senadores.
 

AdjuntoTamaño
Principios enunciados en la Ley y su Proyecto de Reglamentación.doc58.5 KB